Inicio » Salud » Hoy hablaremos del cáncer en los gatos

Hoy hablaremos del cáncer en los gatos

  • por

Como padre o madre de tu gato, es importante reconocer los signos y síntomas de enfermedades comunes para que pueda buscar ayuda veterinaria para tu amigo felino de manera oportuna si es necesario. Sigue leyendo para obtener información sobre enfermedades y otras afecciones médicas que con frecuencia afectan a los gatos.

Cáncer

El cáncer es una clase de enfermedades en las que las células crecen sin control, invaden el tejido circundante y pueden extenderse a otras áreas del cuerpo. Al igual que con las personas, los gatos pueden contraer varios tipos de cáncer. La enfermedad puede ser localizada (confinada a un área, como un tumor) o generalizada (diseminada por todo el cuerpo).

Causas del cáncer

El cáncer es una enfermedad “multifactorial”, lo que significa que no tiene una causa única conocida. Sin embargo, sabemos que los factores hereditarios y ambientales pueden conducir al desarrollo de cáncer en los gatos.

Enfermedades comunes del gato
  • El carcinoma de células escamosas del oído, el párpado o la nariz es un cáncer de piel causado por la exposición repetida al sol. Los gatos blancos o de color claro son más susceptibles al carcinoma de células escamosas.
  • El linfosarcoma o linfoma (LSA) es uno de los tipos de cáncer más comunes en los gatos. Algunos informes estiman que el 30% de todos los cánceres de gato informados se deben a LSA. El virus de la leucemia felina (FeLV) está relacionado con la mayoría de las formas de LSA, excepto la forma gastrointestinal (GI). FeLV es un retrovirus transmisible que puede transmitirse en el útero, así como a través de la saliva y el contacto directo. Principalmente una enfermedad en los gatos más jóvenes, el virus no siempre manifiesta síntomas, por lo que es importante que le hagan pruebas a su gato regularmente para evitar la transmisión y la progresión. Hay una vacuna disponible para FeLV que su veterinario puede discutir con usted en función del estilo de vida de su gato y el riesgo de exposición al FeLV.

La forma GI de LSA (la forma más común) puede causar una gran masa en el estómago o el intestino o una infiltración difusa en todo el tracto intestinal.

Es importante llevar a su gato a su veterinario si se observa alguna evidencia de enfermedad. LSA no es curable, sin embargo, la mayoría de los gatos responden bien al tratamiento.

Síntomas del cáncer de un gato

Los síntomas del cáncer en los gatos pueden incluir:

  • Bultos (que no siempre son malignos, pero siempre vale la pena que un veterinario lo examine)
  • Hinchazón
  • Llagas persistentes o infecciones de la piel.
  • Secreción anormal de cualquier parte del cuerpo.
  • Mal aliento
  • Apatía, letargo u otro cambio marcado en el comportamiento.
  • Pérdida de peso
  • Cojera repentina
  • Diarrea o vómitos
  • Parches cutáneos escamosos y / o rojos
  • Disminución o pérdida de apetito.
  • Dificultad para respirar, orinar o defecar.
  • Cambio de comportamiento

Diagnóstico de cáncer en gatos

  • Si hay un bulto , el primer paso suele ser una biopsia con aguja, que extrae una muestra de tejido muy pequeña para el examen microscópico de las células. Alternativamente, se puede realizar una cirugía para extirpar todo o parte del bulto para el diagnóstico por parte de un patólogo.
  • Las radiografías, el ultrasonido, la evaluación de sangre y otras pruebas de diagnóstico también pueden ser útiles para determinar si hay cáncer presente o si se ha diseminado.

Los gatos son más propensos al cáncer

  • Aunque el cáncer se puede diagnosticar en gatos de todas las edades y razas, es mucho más común en gatos mayores.
  • Ciertas razas son propensas a cánceres específicos, pero los gatos con orejas y cabezas blancas son particularmente susceptibles al cáncer de piel .

Pregúntele a su veterinario si su gato cae en categorías específicas de riesgo.

gato y el cáncer

Prevención de cáncer

  • Mantener a su gato en el interior lo protegerá de ciertos cánceres de piel causados ​​por la exposición repetida al sol y las quemaduras solares.
  • El cáncer de seno es un cáncer común en los gatos , pero se puede evitar si se esteriliza antes de su primer ciclo de celo.

Tratamientos contra el cáncer

  • Las opciones de tratamiento varían y dependen del tipo y etapa del cáncer.
  • Los tratamientos comunes incluyen cirugía, quimioterapia, radiación e inmunoterapia o una combinación de terapias. El éxito del tratamiento depende de la forma y extensión del cáncer y la agresividad de la terapia. Por supuesto, la detección temprana es la mejor.
  • Algunos dueños de gatos optan por no recibir tratamiento para el cáncer, en cuyo caso se deben considerar los cuidados paliativos, incluido el alivio del dolor. Independientemente de cómo proceda después de un diagnóstico de cáncer en su mascota, es muy importante tener en cuenta su calidad de vida al tomar decisiones futuras.
  • Algunos cánceres pueden curarse, y casi todos los pacientes pueden recibir al menos algún beneficio del tratamiento. Tenga en cuenta que si el cáncer de su gato no es curable, todavía hay muchas cosas que puede hacer para que su mascota se sienta mejor. No dude en hablar con su veterinario sobre sus opciones. Y recuerde que una buena nutrición y un cuidado amoroso pueden mejorar en gran medida la calidad de vida de su gato.

Saber cuándo consultar a tu veterinario

Póngase en contacto con su veterinario inmediatamente si su gato muestra alguno de los signos clínicos mencionados en la lista anterior. Si su gato recibe un diagnóstico de cáncer, es posible que desee consultar a un oncólogo veterinario, a menudo empleado por prácticas veterinarias especializadas y hospitales de enseñanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *